El Tribunal Superior de Justicia de Canarias da la razón a AMEC y se la quita a Doménech

Desde PAS en ACCIÓN recibimos con satisfacción la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias que desestima el recurso de apelación de la Universidad de La Laguna a la sentencia de 5 de abril de 2013, que ya daba la razón al grupo de 11 estudiantes de Amec y contra la cual ya no cabe recurso.

Estamos satisfechos porque la sentencia representa una clara defensa de la función de control de los grupos claustrales así como de la libertad de expresión e información en la Universidad de La Laguna.

Para el magistrado la publicación de Amec sobre el retraso en la gestión de las becas está “hecha en el ejercicio legítimo del derecho del gobernado a controlar al gobernante, a la libertad de expresión y de información, a la legítima crítica de la actuación de los poderes públicos y a la defensa de los estudiantes por los miembros de un grupo claustral” y “no contiene ninguna expresión ofensiva o injuriosa”. “La crítica es a los responsables del servicio y no a las personas que lo ejecutan de las que no depende su organización y funcionamiento”.

Pas en Acción, en el claustro del 28 de Marzo de 2012 relativo al estado de la libertad de expresión en la ULL, ya se manifestó en términos muy similares a los de la sentencia actual. Manifestamos que la publicación de AMEC no ponía en entredicho la honorabilidad de nadie, que no constituía ninguna difamación y que respondía a la defensa de los intereses de los alumnos. En ese mismo claustro pedimos el cierre del expediente y la retirada de las sanciones.

No entendemos la persistencia en el error del Rector, que no cerró el expediente, contra la opinión de muchos claustrales, sino que llego a recurrir la sentencia que daba la razón a AMEC. No sabemos, qué motivos había detrás de este empecinamiento. Ignoramos si detrás de esta nefasta gestión del conflicto ha existido un mal asesoramiento del inspector, del instructor, del gabinete jurídico y del resto del equipo de gobierno o alguna otra cosa.

Afortunadamente el tema ha llegado a su fin. Los tribunales se han tenido que pronunciar en defensa de la libertad de expresión e información en la ULL y ya no se seguirá invirtiendo recursos públicos en perseguir a un grupo claustral, al menos eso es lo que esperamos.

Anuncios