Apoyamos la lucha de los trabajadores griegos contra las imposiciones de la banca internacional

apoyo griegos
La decisión del Gobierno de Grecia de someter a referéndum y pedir el respaldo ciudadano contra las propuestas de sus acreedores de la troika formada por el (Banco Monetario Internacional, Banco Central  y Comunidad Europea) merece todo nuestro respaldo. Las medidas que intentan imponerle, a base de chantaje al país heleno, y que pasan por orillarlo a la quiebra financiera si no acepta una oleada más de durísimos recortes sociales, bajada de pensiones y subidas de impuestos que, sin duda, empobrecerán aún más a sus ciudadanos, son  inaceptables desde todo punto de vista.

 

    El pueblo griego ya ha pagado con creces la deuda que carga sobre sus espaldas. Una deuda absolutamente Ilegítima, por el destino de estos recursos que han ido fundamentalmente al gasto militar, a la corrupción política y al pago de intereses de usura, sin que de ellos se beneficien lo más mínimo la población que, por el contrario ha sufrido una gestión de dicha deuda basada en el impúdico rescate de los acreedores originales, fundamentalmente la banca alemana, pactado a cambio de medidas de recorte y empobrecimiento de las capas populares.

     Por si esto fuera poco,  lo que a día de hoy intentan perpetrar los usureros que mueven los hilos de las instituciones europeas y los organismos multinacionales, es torcer la voluntad expresada en las urnas por los griegos y las griegas que, claramente con su voto se han opuesto a mayores recortes y a que se siga pasando la factura de la crisis provocada por los banqueros y grandes empresarios a las sectores más empobrecidos, obligándolos por la vía de la asfixia financiera a asumir medidas violentas y antipopulares, quebrando asi por completo cualquier atisbo de democracia y soberanía popular. Castigando el voto rebelde y la movilización en Grecia buscando ponerlos de rodillas y, de paso, aleccionar y sofocar cualquier intención de cambio social, en el resto de países bajo control de la Unión Europea.

Intersindical Canaria entiende que  es deber de cualquier persona u organización  con sentido mínimo de democracia y que defienda los intereses populares, apoyar al pueblo griego en su lucha por la dignidad y la soberanía popular oponiéndose abiertamente a las imposiciones de  recortes y medidas antipopulares de la Troika. Entendiendo como entendemos desde nuestra condición de sindicato de clase y nacional canario que la lucha que se desarrolla hoy en Grecia puede determinar a futuro la lucha de nuestro pueblo ya que, en los últimos años aquello que los poderes económicos  han aplicado en Grecia luego se  ha generalizado a los sectores empobrecidos del resto de territorios bajo control de la Unión Europea.

1º de Mayo “Recuperar derechos, retomar libertades”

Cartel 1º de mayo 2015La reformas laborales en su amplia ramificación de perjuicios para los trabajadores; la reducción y la congelación de los salarios; la imposición de una mayor productividad y el endurecimiento de las condiciones laborales y de jubilación; el regalo de beneficios fiscales a las rentas más altas, premiadas además con una amnistía que les perdona los delitos financieros; el saneamiento de la banca con dinero público, y últimamente, la persecución gubernamental y judicial contra la actividad sindical; conforman un terrible paquete de embates contra la clase trabajadora, inimaginables hasta hace poco.
    La visión global de esta singular agresión de carácter estatal e internacional contra el mundo del trabajo, no puede hacernos perder de vista nuestra realidad nacional canaria y, dentro de ella, el carácter especialmente agresivo de la descomunal ofensiva contra nuestros trabajadores y nuestras clases populares.  Las cifras de desempleo, los salarios, la precariedad laboral, los niveles de pobreza o exclusión social, y cualquier otro indicador, continúan situando a la clase trabajadora de la nación canaria en la periferia social  -que no geográfica- del actual contexto social español o europeo que a diario contradice nuestra pretendida y ficticia integración en cualquiera de esos dos ámbitos. Todas las reformas laborales y de restricción de derechos  emprendidas por los gobiernos, primero del PSOE y luego del PP, a la vista está, han impactado en los trabajadores canarios con mucha mayor dureza por la elevada fragilidad de nuestro tejido laboral. Tiene ello también mucho que ver con el injusto y desigual reparto de la riqueza que, añadidamente, promueve el denominado Gobierno canario (CC y PSOE) y su ciego respaldo o recrudeciendo  todas las medidas antisociales y antiobreras del Ejecutivo español, reforzando así su condición de agente retrógrado y anticanario.
     Los embates que actualmente sufrimos los trabajadores, han venido acompañados, primero, de una sucia campaña para menospreciar y dañar la imagen de los sindicatos como únicos garantes de la defensa de los derechos laborales, y luego, más personalizada contra los representantes de los trabajadores y activistas sindicales. Para ello y con el objetivo de quebrar el muro de contención que pudiesen frenar sus agresiones, persiguen, inculpan y procesan a los nuestros, imponiéndoles incluso condenas de prisión como a las mujeres sindicalista de Intersindical Canaria por manifestarse en la sede de los empresarios, hacer una pintada contra la reforma laboral o, cuando no, imponen fuertes sanciones económicas por denunciar en la prensa los altos sueldos de los mandamases de la sanidad pública canaria
      En el ámbito internacional, como organización solidaria con los pueblos agredidos por el imperialismo, manifestamos en esta celebración internacionalista del 1º de Mayo, nuestro firme rechazo a la actual política imperialista y genocida desarrolladas por EE.UU  y sus cómplices occidentales, quienes, con el pretexto de exportar “la democracia y las libertades”, contrariamente, multiplican por cien en los países invadidos, la muerte, el sufrimiento, las carencias materiales y la violencia fratricida, colaborando además a complicar el movimiento migratorio al provocar el éxodo de centenares de miles de trabajadores emigrantes que huyen de los países invadidos  que les procuraban el pan. Vuelve a evidenciarse así la hipócrita y detestable política de la ONU en relación con los derechos humanos, principalmente con los casos de IraK y Libia y la aterradoras situaciones sociales que ese organismo internacional continúa creando.
      No recordamos en el tiempo la existencia de mayores motivos para convertir este 1º de Mayo en una jornada de carácter firmemente reivindicativo en la que el justo e irrenunciable objetivo de avanzar en nuestra dignificación laboral, incluso, pasa a un segundo plano, para exigir la recuperación de derechos perdidos en la actual alianza de la banca con los gobiernos a ella sometidos. Una vez desechada cualquier vana esperanza de que, por ahora, la vía parlamentaria o gubernamental vaya a rectificar esta siniestra hoja de ruta para convertir a los trabajadores y las trabajadoras en únicas o principales víctimas de la actual orgía de concentración de beneficios del capital, se hace más necesaria la acción y la movilización sindical. No existe otra alternativa para, al tanto que recuperar derechos laborales y sociales hurtados, continuar caminando para poder llegar a ocupar la posición que como mayoría social nos corresponde en una nación canaria libre, sin desigualdades, injusticias ni discriminaciones.
 
Viva el 1º de Mayo.   Viva la Clase Trabajadora.  Viva Canaria Libre y Socialista

ACCIONES HACIA LA HUELGA GENERAL


EL 14-N NO TRABAJO, NO CONSUMO, NO VOY A CLASE Y NO ABRO,

PERO NO ME CALLARÁN Y ME MOVILIZO
MIÉRCOLES 14 DE NOVIEMBRE
CONCENTRACIONES
EN LA Universidadde La Laguna
A LAS 8 DE LA MAÑANA
EN LAS PUERTAS DE LOS CENTROS
A LAS 9 DE LA MAÑANA
EN EL EDIFICIO CENTRAL
EN SANTA CRUZ
DESDE LAS 9 DE LA MAÑANA
EDIFICIOS MÚLTIPLES I Y II,
PALACIO DE JUSTICIA, PARLAMENTO, CABILDO-CORREOS
Y SALIDA HACIA LA SUBDELEGACION DELGOBIERNO ESPAÑOL
CADENA HUMANA
DE 11:30 A 13:30 HORAS
RODEANDO LA SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO ESPAÑOL
MARCHA BLANCA POR LA SANIDAD PÚBLICA
 Y LOS SERVICIOS PÚBLICOS CANARIOS
16 HORAS
DESDE HOSPITAL UNIVERSATARIO DE CANARIAS
DESDE EL HOSPITAL LA CANDELARIA
 MANIFESTACIÓN 14N
18:00 HORAS

DESDE LA PLAZA DE TOROS


LUNES 12 DE NOVIEMBRE
CARAVANA INFORMATIVA
A LAS 10  DE LA MAÑANA DESDE LOS APARCAMIENTOS DEL PARQUE MARÍTIMO, FRENTE AL RECINTO FERIAL DE SANTA CRUZ DE TENERIFE, RECORRIENDO DIVERSAS ZONAS DE SANTA CRUZ Y LA LAGUNA
Concentración contra recortes del piec
18 HORAS. TRAJADORES/AS DEL SCE CONTRA LOS RECORTES DEL PLAN INTEGRAL DE EMPLEO DE CANARIAS


LO PÚBLICO ES GARANTÍA
SERVICIOS PÚBLICOS PARA TÍ Y PARA TODOS

23 de mayo 2012
Tenerife: Plaza Weyler, 19H.
 
 

Canarias vive una situación de extrema gravedad social y laboral, caracterizada por un desempleo que se acerca al 32% y sobrepasa las 340.000 personas y una tasa de temporalidad superior al 30% de los contratos. El 15,5% de hogares canarios tiene todos sus miembros en el desempleo. El paro juvenil es del 51% y respecto a la media del estado español la clase trabajadora de Canarias se haya a la cola de los salarios (con un diferencial de 450 €) de los incrementos salariales; de las pensiones y de las percepciones por desempleo. Los sucesivos ataques a los servicios públicos perpetrados por los diferentes gobiernos, que los empleados hemos sufrido a lo largo de los últimos decenios, nos han llevado a estar en la cola de muchos indicadores del estado de salud de nuestro estado del bienestar. En Canarias tenemos el mayor índices de fracaso escolar y de abandono de los estudios; la más prolongada lista de espera para atención médica; la cesta de la compra más cara; con la Justicia más lenta; es la comunidad con menor aplicación de la Ley de Dependencia; nuestra población recibe de los presupuestos estatales 275 euros/persona menos que la media del Estado; la tercera parte de la población vive, en la actualidad, bajo el umbral de la pobreza y depende mayoritariamente de la prestación de los servicios públicos que recibe.

Las actuales políticas privatizadoras restan recursos a los servicios públicos que recibe la ciudadanía en favor de los beneficios empresariales de unos pocos que, junto con los recortes presupuestarios experimentados en los últimos tres años y el ataque frontal a los empleados y empleadas públicos, han debilitado los servicios públicos que recibe la ciudadanía y han puesto en riesgo el mantenimiento y la continuidad de los servicios esenciales, que hasta ahora habían definido el estado del bienestar, y quiebran el marco de derechos democráticos y laborales.
El escenario de la crisis está siendo utilizado por el Gobierno de Canarias, desvergonzadamente, como la excusa perfecta para sustraer recursos de los servicios esenciales justamente cuando, desde esa situación de crisis, que castiga con el paro y la exclusión social a miles de familias canarias, se debe apostar por reforzarlos y así garantizar las necesarias coberturas sociales, el obligado amparo del estado y del Gobierno de Canarias y la atención igualitaria y solidaria para toda la ciudadanía.
Y la manera que este Gobierno ha encontrado de privatizar lo público y lanzar al ciudadano a los brazos de las empresas especuladoras en servicios sociales, educativos y sanitarios, es arremeter sin contemplaciones contra los/as empleados/as públicos/as, recortando sus derechos laborales y sindicales, destruyendo empleo e intentando socavar la confianza de los/as ciudadanos/as con campañas mediáticas y políticas destinadas a desacreditar su imagen; y es que este Gobierno, conociendo que la estructura laboral de la Función Pública y los derechos conquistados a lo largo de los años por sus trabajadores/as, constituyen un punto de referencia para los/as compañeros/as de otros sectores, pretende pasarnos rodillo a toda máquina para allanar el terreno a los intereses empresariales.
Las empleadas y empleados públicos somos los garantes de los derechos de los ciudadanos y por ellos tenemos que luchar. Por ellos y por nuestra dignidad. Sobre nosotros, sobre nuestra profesionalidad y nuestro trabajo recae el estado del bienestar, la justicia social, los derechos y avances democráticos y los servicios que recibe la ciudadanía. Nosotros somos los prestadores de servicios públicos, los que estamos atendiendo en los hospitales, los que conseguimos que los enfermos se sientan seguros, los que garantizamos la seguridad y los derechos individuales y colectivos, los que hacemos que la educación y la formación gratuita de nuestros hijos sea posible, los que hacemos posible que los servicios públicos y sociales lleguen a todos los ciudadanos, al margen de la clase social o de los recursos económicos que dispongan, los que hacemos posible el derecho a la justicia. Y por ello tenemos que luchar. Porque si a un ciudadano le preguntáramos sobre su prioridad a la hora de despedir a un médico, a un maestro, a un trabajador social o a un agente judicial frente a despedir un asesor o recortar los privilegios de un político, la respuesta sería clara: sobran ellos.
Los empleados públicos somos profesionales y a pesar de ello hemos soportado el peso de la mala gestión de los recursos públicos y la cobardía de muchos políticos en responsabilizar a los empleados públicos de sus propias incompetencias. Para las empleadas y empleados públicos siempre ha habido política de recortes. Nos han hurtado el 45% de nuestro salario en los 15 últimos años y nos han restado derechos laborales y sociales. La repercusión de esa política de recortes indiscriminada que vienen realizando los Gobiernos central y canario tiene, también, una enorme incidencia en las Administraciones Locales, las más cercanas al ciudadano, que han visto como se merman los derechos de sus trabajadores y trabajadoras y los recursos que necesitan para la prestación de los servicios sociales a la ciudadanía. Y a pesar de ello damos cada día la piel para servir a los ciudadanos. Desde siempre, en ese “contexto socioeconómico global”, hemos sido las empleadas y los empleados públicos, como trabajadores y como ciudadanos, los que hemos soportado con nuestros derechos, nuestros salarios y hasta nuestra propia imagen los dislates, los privilegios y derroches de los que están y han estado en la Administración de manera coyuntural.
A las empleadas y empleados públicos nos han recortado derechos sociales y laborales, nos han robado parte de nuestro salario y de nuestros derechos para pagar la incapacidad de los que nos gobiernan. Nos han amenazado con los despidos cuando ellos no han sido capaces de renunciar a los privilegios que disfrutan, a las dietas, a los asesores, a las inversiones de los amigos, a los coches públicos, a los banquetes, a los viajes y a los lujos. Es fácil sentarse en la poltrona y jugar con el dinero de todos. Porque los empleados públicos, como el resto de la sociedad, estamos siendo doblemente castigados. Nos han castigado como trabajadores pulverizando nuestros derechos y nuestro salario y como ciudadanos/as, viendo como se precarizan los servicios públicos.
La reivindicación por el mantenimiento de los servicios públicos de calidad, públicos y universales, no es sólo de los empleados públicos. Debe ser un grito único en defensa de los derechos básicos y de los que los defendemos cada día desde nuestro puesto de trabajo en la Administración. Es la hora de pasar de la indignación a la rebeldía ciudadana, es la hora de la lucha unitaria, en la calle y en los centros de trabajo, codo a codo estudiantes y parados, agricultores, profesores y sanitarios, autónomos y pensionistas, sindicatos, movimientos sociales y el conjunto de la ciudadanía que quiere y merece una alternativa diferente, que tiene derecho a unos servicios públicos dignos que nos hagan sentir que, al margen de su situación económica que disfrutemos, seguimos siendo ciudadanos de primera.
Porque este Gobierno se siente impune actuando como actúa, no podemos permitir que se salga con la suya ni que utilice la ley para imponer sus intereses.
Debemos expresar nuestro rechazo con contundencia porque, de no hacerlo, se sentirán legitimados para continuar gobernando de espaldas a nuestros derechos como empleados públicos y como ciudadanos, a espaldas de nuestro pueblo y contra sus derechos.
Por todo ello, debemos organizarnos y, desde la unidad de los/as trabajadores/as de las Administraciones Públicas, desde la ciudadanía que es la destinataria de los Servicios Públicos, preparar la resistencia y la movilización que les ponga freno.
Conscientes de los derechos de la ciudadanía y comprometidos con los trabajadores y trabajadoras del sector público, firmamos el presente manifiesto y convocamos a los empleados y empleadas públicas de Canarias y al resto de los ciudadanos y ciudadanas a la manifestación que en defensa de los Servicios Públicos tendrá lugar en todas las capitales canarias el día 23 de mayo de 2012 a las 19:00 horas.
En Canarias, a 15 de mayo de 2012

Manifestación en defensa de los servicios públicos

Se han convocado manifestaciones en defensa de los Servicio Públicos, del empleo público y del mantenimiento de los salarios, para el próximo día 23 de mayo de 2012 en todas las islas.

Es una convocatoria conjunta de todas las organizaciones sindicales, resultado de las asambleas realizadas y en la que participarán todos los sectores públicos de Canarias: Empleados Públicos de la Administración General, Docentes, Sanitarios, Trabajadores de Justicia y Personal de las Administraciones Locales.

Es una convocatoria en la que también se llama a la participación a la ciudadanía, que a fin de cuentas es la que recibe los servicios que prestamos las empleadas y empleados públicos.

Todas las manifestaciones partirán a las 19 horas desde los siguientes lugares:

  • Fuerteventura: Delegación de Gobierno (Calle Primero de Mayo)
  • Gran Canaria: Plaza del Obelisco
  • La Gomera: Plaza del Ayuntamiento de San Sebastián
  • La Palma: Plaza de España
  • Lanzarote: Cabildo Viejo
  • Tenerife: Plaza Weyler